viernes, 15 de agosto de 2014

“…con Sansón a las patadas”

Amigo Juanjo:

¡Cómo me reía cuando de niños hacíamos encorajinar a la abuela Amalia!. A propósito nos poníamos a barrer el patio a la hora en que más viento soplaba. Ella siempre prefería sentarse en su butaca de madera debajo del árbol de tamarindo, junto a la hamaca que pendía de los dos árboles de mango, uno que le llamábamos “madura-verde” y el otro “mango de coche”. Siete metros separaba uno del otro. La sombra era buena y a eso de las tres de la tarde el viento siempre soplaba fuerte.
Junto con el amigo Marcos buscábamos cualquier pretexto para tomar la escoba de “escobillo” y comenzar la polvorienta faena. La abuela aguantaba las primeras volutas de polvo, pero cuando se daba cuenta que lo hacíamos a propósito, nos aventaba cualquier garrote que tuviera a la mano junto con su clásica consigna: “Chamacos mugrosos, no se pongan con Sansón a las patadas porque se los lleva Pifas”.
Esta frase bien podría aplicarse a la actitud desafiante y hasta cierto punto imprudente del alcalde de este puerto, “un tal Carlos”, con relación a algunos asuntos en los que no ha tomado en cuenta la investidura del gobernador Egidio Torre Cantú, y las consecuencias no se han hecho esperar.
De nadie es desconocido que en las últimas semanas al hijo de la leyenda le ha ido como en feria con los certeros desaciertos en que ha incurrido, tanto él, como su equipo de trabajo que ya no sabemos si lo quieren ayudar o perjudicar a propósito, porque la verdad no dan una.
Y no hablo sólo de un caso.
En primer lugar, está el tema de los mentados ecotaxis, esa flotilla de cajitas de cerillo que aparecieron como por arte de magia en un corralón cerquita de la presidencia municipal y que nadie se quiso adjudicar.
Lo malo del caso es que en una entrevista grabada, un tal Carlos aclaró que él no tenía 20 ecotaxis, cuando todavía nadie mencionaba la cantidad de unidades. Solito se exhibió.
El mencionado proyecto fue “parado” debido a que se quisieron saltar al Gober y poner en operación los carritos sin que mediara autorización alguna del Estado.
En estos mismos términos anda el proyecto de construcción del edificio del Servicio Médico Forense que el “mugrecipio” pretende levantar en la colonia Fovissste.
La actitud dictatorial de las autoridades municipales lograron irritar a los habitantes de la mencionada colonia, quienes ni tardos ni perezosos se unieron y mantuvieron su decisión firme de no permitir la obra.
Por cierto, respecto al Semefo, “un tal Carlos” jamás mencionó si el Gobernador o la Procuraduría le pidió al Ayuntamiento apoyo para construirlo. Es más ni siquiera hay alguna nota oficial del Estado pidiendo tal apoyo al trienio azul.
Este era otro “brinquito” que se iban a aventar las autoridades locales por encima de la voluntad del mandatario estatal.
Por otra parte, hace unos días, balconearon la aviaduría del regidor Jorge Pérez Santos, a quien el Secretario del Ayuntamiento justifica con cualquier pretexto para no presentarse a trabajar y devengar el sueldo dando consulta en un nosocomio.
Hasta el momento, el “Junior Azúl” no ha dado declaración alguna al respecto. Recordemos que la máxima popular dice que “el que calla, otorga”.
Además de lo anterior, ya comienza a movilizarse la gente para pronunciarse en contra de la reubicación del Monumento a Los Fundadores que a capricho quiere hacer el aspirante a la silla estatal, con la complicidad de varios dirigentes gremiales y camarales.
De verdad que el señor munícipe ya perdió la brújula, esperemos que aún esté a tiempo de enderezar el camino, si es que quiere ser tomado en cuenta en las candidaturas que vienen, que por cierto lo vemos difícil con todos estos desaciertos.
El problema es que su administración yace de cabeza, sin ninguna posibilidad de que en algún momento se dé cuenta que se está poniendo con Sansón a las patadas. ¡Salud!

No hay comentarios:

Publicar un comentario