viernes, 25 de julio de 2014

Los Nokia 1100, el tesoro más preciado por los criminales


Los delincuentes están dispuestos a pagar hasta 25,000 euros por un teléfono móvil de Nokia que ya no se comercializa, el 1100, que tiene un problema de software que podría ser aprovechado para acceder de manera ilegal a cuentas bancarias.

Según constatan investigadores de seguridad  en Holanda, los delincuentes están dispuestos a pagar miles de euros por el Nokia 1100, un teléfono móvil antiguo pero que, al parecer, contiene un error en su software que permitiría acceder a cuentas bancarias.

Hace unos diez días, los investigadores observaron cómo alguien hacía una transferencia bancaria de unos 25,000 euros por un Nokia 1100, según explica Frank Engelsman, de la firma Ultrascan Advanced Global Investigations. Este modelo es uno de los teléfonos más vendidos por Nokia y, en su momento, su precio de venta no llegaba a 100 euros. Según explica este experto, la policía se puso en contacto con la empresa Ultrascan hace unos seis meses para ver si la compañía de seguridad sabía porqué estos teléfonos estaban siendo tan demandados. Desde entonces, Ultrascan observó cómo aumenta el precio de estos terminales.

“Nos planteamos qué tenía el teléfono que le hiciera tan especial”, explica Engelsman. El Nokia 1100 se lanzó en 2003 como un terminal de gama baja y estaba especialmente pensado para mercados en desarrollo. Nokia vendió más de 200 millones de teléfonos 1100 y de sus sucesores. Sin embargo, sólo se está pagando más por aquellos Nokia 1100 que hayan sido fabricados en la localidad alemana de Bochum, según Engelsman, y para ello se basa en una fuente de Ultrascan. Al parecer, esos teléfonos tienen un software de Nokia del año 2002 que sería vulnerable a modificaciones. Aunque aún no se tiene una imagen exacta del problema técnico, todo hace indicar que los teléfonos pueden ser utilizados para interceptar las contraseñas necesarias para completar una transacción bancaria.

Según Engelsman, los delincuentes recopilaron ya miles de nombres de usuarios y contraseñas de sus bancos en Internet de países como Alemania y Holanda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario