jueves, 26 de junio de 2014

“Lo están intentando…”

Columna “Orbe Político”
Amigo Juanjo:
Allá por 1977, cuando yo apenas iniciaba la educación primaria, la labor en los lugares campiranos era dura. Hasta los niños teníamos que entrarle a la chamba.
Recuerdo que en una ocasión, mi tío Miguelón se había comprometido levantar la barda de un pozo en la casa del vecino, pero por andar tomando se quedó dormido y no se despertó temprano. Mi primo Miguel, dos años menor que yo, quiso ayudarle y juntos hicimos una “mezcla” en el afán de pegar algunos ladrillos, pero al fin niños, no calculamos la cantidad de cemento y arena, y terminamos por hacer un batidero grisáceo en la tierra.
A eso de las 10 de la mañana mi tío se despertó y su primer impulso fue regañar fuertemente a mi primo por haber desperdiciado el material.
Mi abuela, quien vio y escuchó todo desde el lavadero, le gritó: “Déjalo en paz… al menos lo está intentando”.
Durante los últimos ocho meses, el gobierno municipal ha realizado esfuerzos desesperados por cambiar la imagen de la ciudad. En algunos aspectos, quizá los mínimos, lo ha logrado puesto que le quedan dos años y cuatro meses para conseguirlo. ¡Hay tiempo!.
El bailongo del pasado domingo con motivo del 166 aniversario de la ciudad, quizá para muchos no trajo mayor relevancia. Fue lo mismo que otros años, dijeron. Al pueblo pan y circo, dijeron.
Pero para quienes estamos atentos al acontecer diario de la ciudad, la lectura fue diferente, desde otra óptica.
Vimos que la gente salió de sus casas… caminó por las calles… estuvo contenta… disfrutaron el evento en un ambiente que por muchos años no se vivió.
Ahora la tarde fue agradable. Ahí vimos al papá, la mamá, los hijos, los primos, los sobrinos, vaya, hasta la mascota, juntos aprovechando de un atardecer esplendoroso, de música, alegría y folclor.
¿Qué más da el grupo que vino? ¿Qué más da el lugar del evento? ¿Qué más da si hubo o no hubo vendimia de chucherías? Lo importante es que la gente estuvo ahí.
Hoy, nuestras autoridades firmaron un convenio de hermandad con el municipio de San Nicolás de los Garza, Nuevo León.
Es un evento social, sí, pero se debe tomar en cuenta el espíritu, la intención pues.
Dos municipios que quieren salir adelante, y juntos.
Dos sociedades que de la mano buscan coquetearle a los inversionistas, ojalá y lo logren.

Dejémoslas en paz… al menos lo están intentando. ¡Salud! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario