lunes, 2 de junio de 2014

Defiende Barra Colegiada de Abogados a anciano esquilmado por su hijo

Por: Manuel de Jesús Madrid.
Un nuevo caso de injusticia social vuelve a desafiar a los dirigentes de la Barra Colegiada de Abogados.
Es el caso de don Juan Rodríguez Chávez, un hombre de 74 años que durante mucho tiempo ha permanecido abandonado de sus hijos, lo que lo ha obligado a buscar el apoyo de sus amistades para poder sobrevivir.
Don Juan es padre de ocho hijos. El penúltimo de ellos, Baldemar Rodríguez Villanueva, es el que legalmente lo tiene bajo custodia, sin embargo, a pesar de que mensualmente su padre recibe una fuerte cantidad de dinero, se lo ve usando un par de tenis viejos, ropa desgastada y malnutrido.
Las secuelas de la diabetes y la presión arterial que padece lo tienen atado a una silla de ruedas. En esas condiciones se las ingenió para viajar, desde la colonia Palacios donde vive, hasta la 150 Aniversario, donde vive una familia que siempre le han ayudado cuando lo ha necesitado.
Este caso llegó a los oídos de los integrantes de la Barra de Abogados a través del Buffet Jurídico Móvil que cada miércoles instalan en las plazas públicas, y no dudaron en hacerse cargo de la situación, para buscar alguna alternativa legal que le permita a este hombre contar con alguien que lo cuide, atienda y vele por su salud.
“Vamos a tomar datos y vamos a investigar qué tipo de juicio y en qué condiciones se desarrolló, bajo qué razón está este hombre representando al señor para cobrar los intereses de su pensión y sus rentas”, mencionó tajante el licenciado Manuel Galván Almendárez, dirigente de la Barra Colegiada de Abogados.
Y agregó:
“La idea aquí es buscar que se le nombre un tutor, un representante legal, pero objetivo, sin ningún interés personal, habrá que echar abajo ese juicio e iniciar otro en donde se le designe a un tutor”.
Entre los datos que los leguleyos pudieron recabar, figura el hecho de que Baldemar espera que llegue el fin de mes para cobrar la pensión y la renta de dos casas que tiene padre, así como el convenio con una cervecería.
Es una fuerte cantidad de dinero que bien podría servir para que don Juan estuviera bien atendido, sin embargo, su hijo tras cobrar todo este dinero se desaparece durante todo el mes y lo deja abandonado a su suerte.
En el documento que Baldemar levantó en el 2012 para asumir la custodia de su padre, se señala que don Juan vive con él y está a su cuidado, pero no hay nada más lejano que eso. Lo cierto es que este hombre actualmente vive con esa familia de samaritanos que tienen más de 20 años de conocerlo. Incluso, lo llevaron a Monterrey para que lo atendieran de la vista.
Otro dato que recabaron los abogados es que Baldemar quiere quedarse con la casa de su padre y ya inició los trámites legales para cumplir su objetivo.

Hasta el momento, la Barra Colegiada de Abogados ha atendido alrededor de cuatro casos parecidos a este, en donde los hijos cometen injusticias con sus padres.


No hay comentarios:

Publicar un comentario