sábado, 14 de junio de 2014

Ciudad en movimiento

Columna “Orbe Político”

Por: Manuel de Jesús Madrid
Amigo Juanjo:
Mi abuela, Doña Amalia, era una mujer muy reservada en sus comentarios. Cada vez que recibía una visita esperaba siempre que su contraparte iniciara una conversación.
En una ocasión, cuando yo tenía escasos 7 años, escuché cuando Doña Celia le comentó que estaba sorprendida porque su hija Maritza traía “cacheteando el pavimento” a más de cuatro chicos en su primer año de prepa, con ese andar cadencioso que la caracterizaba. Y es que la vecina siempre había tratado a su hija como una niña, pero ahora había crecido.
Mi abuela guardó silencio por unos momentos y tras esbozar una sonrisa le contestó: “Es que la niña se mueve…”
Hace unos días, el sector productivo, educativo y el gobierno municipal acordaron trabajar como uno solo para promover fuertemente la generación de empleos y la imagen de la ciudad, que tanta falta hace.
Para muchos, sobre todo para los detractores del actual gobierno municipal, esta iniciativa no es más que una llamarada de petate, de no ser porque los involucrados en este esfuerzo son gente pensante, que razonan las cosas y sobre todo, profesionistas que hasta donde pudimos apreciar están ávidos de que la ciudad salga del estancamiento en que se encuentra en diversos renglones.
Sólo un ciego no podría ver cómo la ciudad se ha empezado a mover. Por todas partes vemos cuadrillas de trabajadores tapando baches, arreglando lámparas, barriendo las calles, máquinas atravesadas en las calles porque se está pavimentando determinada cuadra y así, sucesivamente.
Al alcalde le hemos visto en varios recorridos en las colonias, por la mañana y por la tarde, incluso, ya en horas de la noche, dando el banderazo inaugural de tramos que por mucho tiempo estuvieron sin pavimentar. Y lo hace con concreto hidráulico, para que duren.
La intención de las autoridades es que la gente quede satisfecha.
Lo podemos apreciar en los programas PAC, Línea Directa y CIAC, cuyas estadísticas revelan que de todas las personas que se han acercado a plantear alguna solicitud, el 80 por ciento ha obtenido lo que pide. El otro 20 por ciento está en trámite.
En la pasada administración, la frase que más recuerdan los reporteros y la ciudadanía fue: “No hay dinero…” La gente salía desilusionada de las oficinas municipales cuando acudían a solicitar algún apoyo.
Hoy, sin menoscabo de los colores de la actual administración, la ciudad se ha empezado a mover.
El alcalde Carlos Canturosas Villarreal hace su parte en cuanto a la aplicación de los recursos y la ciudadanía le ha empezado a responder. Los empresarios, rectores y directores de las diversas instituciones educativas que firmaron el convenio antes mencionado se comprometieron a echarle los kilos cada uno desde su trinchera.
No dudemos que muy pronto estos esfuerzos atraigan a los inversionistas y que en el corto o mediano plazo se pueda ver efectivamente los resultados de la iniciativa, para bien de toda la comunidad.
El gobierno municipal va bien, pero puede ir mejor si continúa con este tipo de política plural e incluyente.

En fin, la ciudad se está moviendo. ¡Salud!

No hay comentarios:

Publicar un comentario